Posteado por: Carmen Lamela Viera | enero 21, 2011

¡Al fin!

Antes que nada, me disculpo por el retraso con esta entrada del blog.  La idea del blog es mantenernos informados sobre lo hecho y por hacer desde la última vez que nos vimos ¡y hoy ya hace una semana!

El viernes de la semana pasada, tuvimos nuestra clase presencial de enero, y se dedicó a revisar, entre todos, el artículo de S.A. Richardson asignado: “Organizational contrasts on British and American Ships”. No tuvimos ninguna actividad especial de evaluación. Solo se pasó lista de asistencia.

El artículo, publicado en 1956, se realizó con material recogido durante 1948-1949, por lo que tiene un cierto interés histórico, para contrastar con lo que ha sucedido desde entonces respecto a la organización del trabajo en los buques mercantes. De hecho, eso justifica, como se verá, el tema y artículo elegido para nuestra próxima clase.

Se informó que la próxima clase presencial será el viernes 25 de febrero, y en la misma trabajaremos sobre el siguiente artículo:

Lillie, N. 2005. “Union networks and global unionism in maritime shipping”, Industrial Relations 60(1): 88-111.

Aquí lo tienen:

UNION NETWORKS AND GLOBAL UNIONISM

En cuanto al ejercicio realizado para la sesión previa (de aplicación del capítulo sobre la estructura social en las organizaciones a algún caso cinematográfico), comenté en clase que, para mi sorpresa, la gran mayoría de los alumnos lograron ver y trabajar sobre la película recomendada: El precio de la verdad.

Voy a resumir aquí los aspectos más interesantes de los trabajos que me entregaron. En esta ocasión voy a partir del trabajo realizado por David Becerro Casares.

El ejercicio pedía que, partiendo del organigrama de la empresa, se razonara a qué tipo de estructura respondía mejor (funcional, divisional, matricial o de redes). Lo primero que debo señalar es que varios me comentaron que con la información que se recoge en la película no es posible deducir ni elaborar un organigrama realista de lo que puede ser una empresa como esa. CIERTO, pero si lo intentamos, más o menos, ¿qué tenemos?

La mayoría de las respuestas se dividieron entre funcional y matricial. Algunos afirmaron las dos cosas al mismo tiempo. Y el caso es que, en efecto, puede ser las dos cosas. Hay una diferenciación interna por departamentos, muy básica, con un director general que es el que toma las grandes decisiones. Pero también hay, paralelamente, una organización del trabajo horizontal, dentro de lo que concierne al departamento de redacción, que parece funcionar a modo de proyectos que siguen su propia dinámica. De hecho, volvía a leer el capítulo asignado para confirmar lo siguiente: la llamada “estructura matricial” es una forma de organización que se superpone sobre la “estructura funcional”, no la sustituye del todo.

Dicho en palabras de nuestro compañero:

Creo que la organización de la revista “The New Republic” responde a una estructura funcional. La organización se estructura en departamentos (financiero, comercial, redacción…) y la integración está en el director general (Marty). En cualquier publicación hay varios departamentos; en la película, el único visible es el de redacción. El funcionamiento de este departamento es funcional porque tiene una estructura muy simple, básicamente director y redactores son los dos niveles jerárquicos. Hay poco grado de formalización, no se estilan mucho los procedimientos escritos, aunque los haya, ni los redactores rellenan listas de comprobación. El departamento está centralizado en el director, que por lo que se ve en la película les da libertad a los redactores para escribir sobre el tema que quieran; eso sí, luego los reúne al menos dos veces por semana para fiscalizarlos. En estas reuniones formales es donde se produce, según el organigrama teórico, el flujo de comunicación vertical, sin formularios y usando el “boca a boca”. También está presente el abogado en estas reuniones…  Sin embargo yo diría que el departamento de redacción funciona en el aspecto de la comunicación como una estructura matricial. En las reuniones del equipo la comunicación interna es horizontal e informal, cada redactor típicamente está especializado en un tema que se la bien, y en esas reuniones de equipo se intercambia información. La comunicación es oral. Por fuera de esas reuniones cada redactor corrige el artículo de un compañero, comprobando sus fuentes y buscando posibles fallos.

También pregunté por el papel que juegan  los grupos informales en la evolución de la trama respecto al buen funcionamiento de la empresa. El capítulo asignado, en mi opinión, abunda especialmente sobre los aspectos positivos de esos grupos informales. En cambio, en la película, los grupos y relaciones informales tienen mucha fuerza, pero para bien y para mal. De hecho, la mayoría recalcó el aspecto negativo. Por ejemplo, David nos explica que los grupos informales “acaban viciando el correcto funcionamiento de la redacción” “Al director le resulta “muy difícil desenmascarar al tramposo a causa de estos grupos informales” que brindan todo su apoyo al empleado fraudulento. De todas formas, conviene no olvidarnos que, cuando funcionan “para bien”, también son MUY EFECTIVOS. En fin, como la vida misma; con frecuencia lo más beneficioso, puede ser, en determinadas circunstancias, lo más nocivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías